Columnistas  | 

Diversidad para la competitividad

Coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer (8 de marzo), desde numerosos foros se han alzado voces a favor de la importancia de fomentar una cultura empresarial que reconozca y potencie la diversidad, busque la igualdad y trabaje por la inclusión

En lo referente a la diversidad de género, un objetivo sería alcanzar en las empresas una representación equitativa, reflejo del talento que hay en el mercado, y muestra de la sociedad para la que trabajamos. Si tenemos en cuenta que las empresas dirigimos nuestros productos y/o servicios a un mercado de consumidores donde las mujeres representan la mitad de la sociedad, incrementar la presencia femenina en puestos de liderazgo se convierte en una ventaja competitiva para encarar los retos a los que nos enfrentamos. Son muchos los estudios que avalan que las organizaciones diversas enriquecen la visión estratégica, la toma de decisiones, la resolución de problemas y el desarrollo de la organización. Todo esto se traduce en la obtención de mejores resultados de negocio.

Para la actividad logística, este objetivo supone todo un reto, dado el bajo porcentaje de mujeres en los distintos niveles de las organizaciones, que se estima por debajo del 25%, siendo aún menor en puestos directivos. Creo que es un tema complejo que requiere reflexión y cambios a nivel social, empresarial, cultural e individual. Aunque también es una oportunidad para crear valor y ser competitivos en el entorno incierto y cambiante en el que nos movemos. Quizás podemos empezar por preguntarnos si hay prejuicios instalados en nuestras organizaciones, que de forma consciente o inconsciente impiden una mayor contratación de mujeres, y trabajar en identificarlos para evitar sesgos de género. Adicionalmente, debemos preguntarnos si damos suficiente reconocimiento y visibilidad a la gestión de la Cadena de Suministro. ¿Estamos trabajando para que el sector sea atractivo para la conquista del talento femenino y para desarrollarse profesionalmente en él?

La pandemia ha contribuido a dar relevancia a la Cadena de Suministro, actividad que no siempre está suficientemente valorada y reconocida en las empresas. Además, se ha visibilizado su impacto positivo en la sostenibilidad medioambiental y social. Factores que las mujeres expresan como un elemento de motivación para el trabajo.

Bienvenidos sean todos los esfuerzos para que la logística del futuro sea más diversa y, en consecuencia, más competitiva.

Ana González

cel@cel-logistica.org