Columnistas  | 

Logística con propósito

Es trabajo de todos diseñar y gestionar Cadenas de Suministro con un nuevo propósito: el de contribuir al crecimiento y al desarrollo sostenible de nuestros negocios y de la sociedad. Para ello, tenemos que seguir explorando nuevos modelos colaborativos

El 5 de junio se celebró el Día Mundial del Medio Ambiente, establecido por la ONU el 15 de diciembre de 1977. Esta fecha marcó el inicio del Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas, una iniciativa global para prevenir, detener y revertir la degradación de los ecosistemas en todo el mundo.

La UE también se ha sumado a esta iniciativa, a través de la Ley Europea del Clima, que aspira a convertir en legislación el objetivo establecido en el Pacto Verde Europeo para alcanzar cero emisiones netas de gases de efecto invernadero en 2050. Para ello, se han definido acciones encaminadas a la reducción de las emisiones, la inversión en tecnologías verdes y la protección del entorno natural.

La CE también ha propuesto un paso intermedio necesario para alcanzar el objetivo de 2050, con el objetivo adicional en 2030 de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un mínimo del 55% con respecto a los niveles de 1990.
Mas allá de las iniciativas de gobiernos y organismos internacionales, muchas empresas han presentado sus planes de sostenibilidad, con ambiciosos objetivos para minimizar la huella de carbono, conservar y restaurar los recursos naturales.

Qué duda cabe que la actividad de la Cadena de Suministro tiene un papel muy relevante para alcanzar este propósito, que responde a la demanda de una sociedad cada vez más concienciada y comprometida con el cuidado del medio ambiente. Como se ha puesto de relevancia con la crisis de la COVID-19.

Es trabajo de todos diseñar y gestionar Cadenas de Suministro con un nuevo propósito: el de contribuir al crecimiento y al desarrollo sostenible de nuestros negocios y de la sociedad. Para ello, tenemos que seguir explorando nuevos modelos colaborativos que impulsen la eficiencia energética y la economía circular y ser, desde nuestro sector, referencia de liderazgo en sostenibilidad. La próxima década será critica para responder a este reto y va a requerir de la colaboración de todos. Ya saben mis lectores que soy optimista por naturaleza y viendo los excelentes ejemplos que surgen en nuestro ámbito logístico, estoy convencida de que será una década de transformación por el desarrollo sostenible.

Ana González

cel@cel-logistica.org