Columnistas  | 

Retos en la logística sanitaria

Mucho tenemos que agradecer a todos los profesionales de la cadena de suministro del sector sanitario, que realizaron auténticas proezas en el inicio de la pandemia para paliar una crisis sanitaria sin precedentes

La llegada abrupta de la COVID-19 causó una disrupción en todas las cadenas de suministro que se vieron fuertemente impactadas, bien por un parón en su actividad, o por el contrario, por la necesidad de seguir operando con enormes dificultades como fue el caso de los bienes esenciales.

Uno de esos sectores que vio exponencialmente incrementada su actividad fue el sanitario, que durante el estado de emergencia trabajó sin descanso, para poder abastecer toda una compleja red de suministro con el fin de llegar a los distintos centros.

El test de tortura al que se vio sometida la logística sanitaria puso de relevancia la necesidad de acometer cambios estructurales y rediseñar determinados procesos para adaptarse a un entorno que es más volátil, incierto complejo y ambiguo que nunca. Si tenemos en cuenta que cerca del 40% del gasto hospitalario se debe al suministro de materiales para la operativa diaria, esta optimización deviene crítica y estratégica.

El CEL lleva desde 2011 liderando el único comité de Logística Sanitaria que hay en España, y que agrupa a más de 40 instituciones públicas y privadas de todo el territorio nacional. El año pasado este comité realizó un informe técnico sobre la problemática, necesidades y acciones a desarrollar, con el objetivo de aportar una serie de recomendaciones de interés común basadas en la experiencia de los miembros. Este trabajo se recogió en un manifiesto con medidas y buenas prácticas que puedan inspirar a las autoridades competentes, servicios de salud y otras organizaciones.

Entre las recomendaciones hay dos áreas prioritarias que la gestión de la cadena de suministro sanitaria debería acometer: la estandarización de procesos y del catálogo de materiales, no solo en el ámbito autonómico sino nacional, y la incorporación de herramientas de planificación a sus procesos de aprovisionamiento, que podrían beneficiarse de la experiencia del sector de gran consumo.

Congresos de Logística Sanitaria como el que el CEL realizará el 17 de noviembre, son sin duda buenos foros para difundir buenas prácticas y ayudar a los profesionales en el camino de la colaboración y la eficiencia de la cadena de valor sanitaria.

Ana González

cel@cel-logistica.org